Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 2 septiembre 2012

Está claro que cualquier cosa que produzca perturbación en el medio físico que conocemos y en el que estamos inmersos, por pequeña que esta sea, generará sonido. Si hasta al pestañear generamos ondas de sonido, de hecho, lo que conocemos como silencio es en realidad un nutrido concierto de ondas sonoras, las cuales evidentemente somos incapaces de sintonizar naturalmente. Si nos preguntamos cómo suenan las ramas de un árbol al moverse por el viento solo bastaría ir en invierno al campo y lo comprobamos, ahora bien, para el caso de querer escuchar a una bacteria sería un poco más complicado que eso.

¿Como suenan entonces las células?, para resolver esta pregunta, Jochen Feldmann y sus compañeros del Grupo de Fotónica y Optoelectrónica de la Universidad de Munich, idearon un dispositivo capaz de medir las ondas de presión (finalmente sonido) generadas por organismos microscópicos. Para esto idearon un complejo mecanismo basado en estudios anteriores realizados por ellos mismos, a través de micropinzas ópticas de láser. Este “micrófono” entonces consiste en una partícula de oro (de 60 nm) suspendido en una determinada solución, el cual es bombardeado con ondas de rayo láser calentadas cuya función es delimitar el rango de libre movimiento de la partícula de oro, como una suerte de pinza. Comprobaron que este dispositivo es capaz de captar ondas de compresión y descompresión cercanas que producen sonidos de tan baja frecuencia e intensidad como lo haría el movimiento de la membrana de una célula, o la respiración de una bacteria (intensidad de onda de hasta -60 dB), y frecuencias de infrasonido.

Gracias a este nanomicrófono ahora las bacterias quizás quieran organizar su propio concurso de canto.

Artículo original AQUI.

Digno de destacar.

Anuncios

Read Full Post »